Por: (23)
(No Ratings Yet)
4,212 visitas

Cancerofobia

c1 cancerfobia1 CancerofobiaCuando me dijeron que el tema de este mes para la revista era miedo, no dudé en el título de mi texto: “Cancerofobia”, porque es la causa más frecuente de la consulta ginecológica. Aunque la Real Academia de la Lengua Española no tiene esta palabra en su diccionario, en el ámbito médico la definimos como el miedo irracional, enfermizo e injustificado a padecer cáncer.

Recordemos que nuestras células están en constante renovación, las nuevas células son revisadas por un estricto sistema de seguridad que tiene nuestro sistema inmunológico, sin embargo, en algún momento se puede “escapar” a ese control una célula “malhecha”, y eso, en términos fáciles, es el inicio del cáncer. De tal manera que podemos padecer esa enfermedad en cualquier sitio de nuestro cuerpecito, excepto en las neuronas, que son células que no se regeneran.

Hablando de la salud de la mujer en particular, actualmente con tanta información ya nos avisan que ante cualquier cambio en las mamas hay que ir a revisarse porque probablemente sea cáncer, que si tienes virus de papiloma humano en el cuello de la matriz te va a dar cáncer, que si te duele el vientre a lo mejor es un quiste de ovario y dicen que eso se convierte en cáncer, y así… ante cualquier síntoma “raro” es mejor acudir al médico porque “no vaya a ser cáncer”.

Es verdad, las mamas, el útero, los ovarios tienen células que se renuevan y tienen este riesgo de tener alguna célula “malhechita” e iniciarse la temida enfermedad, sin embargo, no sólo depende de nuestro sistema inmunológico. Existen otros factores que intervienen en la aparición o no del cáncer.  Hoy en día es curable, es verdad, sobre todo cuando se detecta en etapas muy tempranas, por eso es que sí se deben tener una revisión preventiva, pero no vivir expectante ante cualquier síntoma.

Hablando de la mama, es muy común que las mujeres lleguen a la consulta con dolor mamario y vienen con una gran carga de angustia, pensando que sólo ese síntoma es reflejo de cáncer, lo cual, en el 98% de las veces no tiene nada que ver con ello. En otros casos llegan con hallazgos de lesiones sugerentes de infección por virus del papiloma humano encontrados en alguna colposcopia y creen que ya les va a dar cáncer, lo cual tampoco es necesariamente cierto.

Lo anterior tiene que ver con toda la información que se da a conocer por los medios masivos de comunicación. Sí, es cierto, ante cualquier cambio hay que acudir al médico para una revisión y descartar alguna otra patología pero también es cierto que lo primero que piensan ante cualquier síntoma es CÁNCER.

El miedo es una es una emoción caracterizada por un intenso sentimiento habitualmente desagradable, provocado por la percepción de un peligro, real o supuesto, presente, futuro o incluso pasado, y constituye un mecanismo de supervivencia y de defensa, surgido para permitir al individuo responder ante situaciones adversas con rapidez y eficacia; por lo tanto, es sano tener miedo. Sin embargo hay casos en los que esta emoción es tan intensa que llega a paralizar y hace que las mujeres no se realicen una revisión ginecológica por ejemplo, o evitan ciertas actividades o medicamentos porque “pueden causar cáncer” y así muchas otras conductas que impiden una detección oportuna de cualquier patología.

Muchas veces ante algún síntoma repetido, también puede ocurrir cancerofobia; por un lado, debido a la gran cantidad de consultas que han efectuado con anterioridad y en las cuales han recibido los más variopintos diagnósticos y tratamientos y, por otro, el hecho de que los síntomas no remiten a pesar de múltiples remedios.

Lo importante es que el miedo siempre nos mantenga alertas, pero hay que saber tener una actitud positiva y de atención oportuna.

Articulos Similares:

Guardado en: Conciencia Corporal, Salud y Cuerpo Tags: , ,

Nadie ha comentado, anímate

Responder