Por: (76)
(17 votes, average: 0.00 out of 1)
2,957 visitas

Los años con Laura Díaz

Uno de los hábitos que todas las personas deberían tener es el de la lectura. Es una actividad que proporciona una enorme gama de beneficios como echar a volar la imaginación, enriquecer el vocabulario, ampliar el conocimiento, aprender ortografía y perfeccionar redacción, además de incrementar el índice estadístico del promedio de lectura en este país.

los años con laura 239x230 Los años con Laura Díaz

“Los años con Laura Díaz” es el título de un libro escrito por Carlos Fuentes, magnífico escritor mexicano, que además de contar con una amplio repertorio de obras, vivió en muchos países del mundo ya que su padre fue diplomático del exterior, lo que seguramente le proporcionó una visión diferente de su país de origen. Es uno de los principales exponentes de la narrativa contemporánea.

La historia que describe en el libro mencionado, trata de una familia originaria de Catemaco, en el estado de Veracruz. A lo largo de cada capítulo, va contextualizando la dinámica de la familia así como el lugar y los eventos de tipo histórico, que nos remiten a la esencia de nuestro origen como mexicanos. Narra las costumbres que llevaban a cabo las familias acomodadas de aquel lugar. Laura Díaz es la protagonista de la novela y todo gira en torno suyo.

El relato inicia en el año 1905, con la abuela de Laura Díaz, Doña Cósima quien nació en Alemania, casada con Don Felipe. Cósima vivió un evento fugaz en su vida en Catemaco, cuando era una joven. Viajaba en una diligencia que fue asaltada por uno de los bandidos más buscados en ese tiempo, “el Guapo de Papantla”, quien por el deseo de despojarla de sus joyas, le dijo que le entregara los anillos que portaba, a lo que Cósima contestó que para que los tuviera, tendría que cortarle los dedos. El bandido, así lo hizo, de un machetazo le cortó los dedos. Ella siempre recordó a dicho individuo, pues logró tocar fibras sensibles de su corazón. Solventaba la mutilación de sus dedos usando unos guantes rellenos de alguna cosa que hacían parecer que los tenía. Esa es la primera exposición impactante.

Así fueron corriendo los años en la novela, con una deliciosa forma de adentrarse en los relatos. Laura Díaz aparece desde muy niña. Transcurrió su vida y en cada capítulo describe sus anhelos, sus progresos, sus sentimientos, sus incógnitas, sus deseos, sus inquietudes, sus cuestionamientos. Transitando por las tradiciones veracruzanas de socialización y de vida en familia.

Laura Díaz fue una espectadora incansable de las vivencias y de los acontecimientos históricos de esos momentos, lo que forjó sus propias características.

Sus abuelos, Doña Cósima y Don Felipe, así como sus padres: Leticia y Fernando fueron muy significativos en su vida, sin embargo, hubo un hombre que marcó su existencia por todos los años que vivió, Santiago, su medio hermano.

Ella pasó un tiempo de su adolescencia en la ciudad de Xalapa, Veracruz, en donde fue testigo de atrocidades sociales, una de éstas, señala que la vida de Santiago fue tomada por manos de sus enemigos ideológicos. Evento que la entristeció y que siempre tuvo presente.

Se relacionó con hombres que deseaban verse favorecidos con su aceptación, hasta que llegó Juan Francisco López Greene, que con sus ojos verdes y su fisonomía extraña con una combinación entre indígena y negroide, la arrobó de tal manera, que cayó rendida a sus brazos y se casó con él. Tuvieron dos hijos: Santiago y Dantón.

Presenció las reuniones de trabajo de su marido, quien era un reconocido sindicalista que luchaba por el mejoramiento de las condiciones de trabajo de la clase obrera mexicana. Normalmente se llevaban a cabo estas juntas en la casa en la que formó a su familia, ubicada en la colonia Condesa, en la ciudad de México.

La forma como describe los lugares por los cuales va transcurriendo la vida de Laura Díaz: ciudades en Veracruz, colonias en la ciudad de México, es con un estilo impresionante que lleva al lector a sentirse en esos sitios, a tener las sensaciones del clima y a disfrutar de la apariencia de casas y calles, como si estuviera presente en esos espacios.

En esta historia aparecen personajes por mucha gente conocidos, como son Frida Kahlo y Diego Rivera. En esos momentos, se hace alusión al México de la posrevolución y la forma en que Laura Díaz participa, cómo interactúa con dichos artistas y la sociedad de intelectuales a las que pertenecían.

Laura Díaz se involucró sentimentalmente con otras personas, que son totalmente diferentes a su esposo, con otros ideales y con otras convicciones de tipo personal y social. Esas relaciones dejan huella en su vida en el sentido intelectual y en la forma de conducirse. Con el tiempo ella se torna una sensible feminista que va convirtiéndose en un ser independiente.

El segundo Santiago en su historia, su hijo, fue arrebatado de su lado, por una inesperada enfermedad, cuando éste estaba en la flor de la juventud y gozando del producto de su talento como artista de la plástica, quien dejó un legado evidente de su obra: un cuadro que tomó sentido por la interpretación que Laura Díaz le dio.

Su hijo menor, Dantón, hasta cierto punto siguió los pasos de su padre, pero con una visión diferente en cuanto a obtener más ventajas de estatus social y económico en lo que realizaba. Buscó relacionarse con personas que le “ayudaban” a conseguir sus objetivos. Al grado que llegó a tener mucho dinero y a sentirse poderoso.

Laura Díaz hacía viajes en tren a su lejano Catemaco, en donde revivía situaciones y personas de su infancia, recorrió lugares y se reconoció a sí misma envuelta en los recuerdos y en las realidades.

La ciudad de México fue un lugar de encuentros con nuevas personas con quienes se relacionó y compartió eventos sociales, así como amoríos clandestinos, que aunque permanecieron en su mente por lo significativos que se tornaron, lograron en ella transformaciones importantes en su manera de ver las cosas, las personas y las situaciones. Su relación amorosa con Jorge Maura, diplomático republicano español, la impactó de tal manera que le imprimió mucha intensidad a los encuentros íntimos que tuvieron, lo que disfrutaba, pero al mismo tiempo padecía. Maura, al final, decidió expiar sus culpas adoptando un estilo de vida cenobita.

Su tercer Santiago, su nieto, hijo de Dantón, un muchacho sensible y luchador de las causas sociales, también le fue despojado abruptamente de su regazo, cuando apenas era un joven que se involucró en el movimiento estudiantil. Fue asesinado violentamente en la Plaza de las Tres Culturas, en Tlaltelolco. Otro Santiago que se escapa de su vida. Este evento también fue muy trágico para ella. Los Santiagos de su sangre tuvieron finales destemplados que iban mermando su vida, pero al mismo tiempo la hacían más fuerte.

Otro de sus amores fue un norteamericano, con características muy peculiares, Jarry Jaffe, hombre de la tercera edad, con quien vivió cuando ella también ya estaba entrada en años, hasta que Jarry dio el último suspiro. Ella lo quiso mucho y en la misma medida cuidó de él. Vivieron en Cuernavaca, Morelos, lugar apacible y con un clima envidiable.

Para entonces, Laura Díaz, se convirtió en una excelente fotógrafa, con lo que pudo solventar su economía. Adquirió reconocimiento en el desarrollo de dicha actividad. Ella murió víctima del cáncer.

La historia inició en 1905 y finalizó en 1972, más de 60 años que retratan a nuestro país en momentos importantes que marcaron la historia y la esencia de quienes somos mexicanos. Laura Díaz fue una mujer que logró romper con esquemas y patrones sociales y culturales que le permitieron construir su vida y sus convicciones, valorar a las personas que la rodearon, obtener ventaja de las situaciones y lograr un crecimiento como una mujer fuera de serie. Ejemplo para muchas otras.

Con la esperanza de haber dejado una espinita en el corazón de ustedes, mis queridos lectores, les invito a que se atrevan a hacer este viaje de historia, de familia, de lugares y de eventos que son tan nuestros, en los que van a encontrar muchas cosas comunes, además de aprendizaje y deleite con las palabras que forman parte de esta magnífica obra de Carlos Fuentes, excelente escritor mexicano.

Articulos Similares:

Guardado en: Destacados, El Mundo, Mi Sociedad Tags: , , , , ,

12 han comentado

  • LIC.FEDERICO R.SINTA MORENO dice que:

    ME QUEDE PICADO,AHORA TENDRÉ QUE VISITAR LA TIENDA DE LOS 3 BUHITOS,ADQUIRIR
    MI EJEMPLAR DEL LIBRO Y DE PASADITA COMERME UNAS ENCHILADAS SUIZAS MIENTRAS
    COMIENZO LA LECTURA.GRACIAS POR LA SUGERENCIA Y SALUDOS.

  • Rubén dice que:

    Hola Irmita:
    Haces una descripción muy deliciosa de esta obra de Carlos Fuentes, yo ya le he leído pero como tu la comentas, me parece tiempo perdido haberla leído.
    Te felicito por esta narrativa.
    Un abrazo

  • Jorge dice que:

    Mi Haye, no he leido este libro, pero me gusto mucho tu reseña, amén de que fomenta la lectura.
    Un abrazo

  • catalina dice que:

    Guauuu Irma como siempre un excelente artículo, a mi me fascina leer y efectivamente con ella conoces lugares maravillosos y te adentras en situaciones diversas, muy buena reseña de esta obra creo que la tendre que conseguir me llamo mucho la atención y con la reseña que haces pues mas me das la curiosidad de conocerla, sigue escribiendo así

  • Martha dice que:

    Me encanto el artículo una vida cotidiana como, cualquier otra me parece que estaba oyendo una bella historia , por parte de mi mamá. cuando me contaba cuentos,gracias por hacerme la vida agradable,

  • Carmen dice que:

    Muchas gracias Irma por la recomendación. La sinopsis que haces de la obra es fantástica. Buscaré el libro en el Instituto Cervantes y disfrutaré de su lectura. Un fuerte abrazo.

  • Mariale U.P. dice que:

    Hola Irma!
    Te felicito, una excelente narrativa y un orgullo de poder contarme entre tus amigos.

  • Adriana dice que:

    Definitivamente leeré el libro, qué manera tan espléndida tienes para redactar, ojalá te hubiese conocido en la secundaria y la preparatoria cuando nos rompíamos la cabeza pot tener que hacer un resumen de los libros que leíamos a fuerza, tu que eres pedagoga y sabes lo importante es que este hábito sea fomentado desde temprana edad, no quisieras escribir un libro con los relatos, a tu manera, de todas esas obras que te imponen en la secundaria y solo hacen que la mayoría de los alumnos aborrezca la lectura para que con eso aprendan a amar los libros y respetarlos y por qué no? devorarlos como lo hacemos nosotras.

  • Perfimar dice que:

    Es uno de mis libros favoritos, me da gusto que haya dejado ese sabor en tí cuando lo leíste y que lo compartas con quienes lo conocen o no, pues tu forma de hacer la reseña es muy buena. Gracias.

  • Margarita Sotres dice que:

    Realmente Carlos Fuentes es un magnífico escritor MEXICANO que nos hace sentir orgullosos de serlo; yo también he leído varias de sus obras y en todas nos hace reflexionar sobre lo que es y debe ser un verdadero mexicano. Además viví en la ciudad de México y sé lo que fue esa época. Gracias Irma por comunicarnos tus experiencias tan bellamente.

  • HOLA IRMA EXCELENTE NARRACION ES UNA NOVELA MUY COMPLETA Y MUY INTERESANTE YO YA LA LEI Y ME ENCANTO ESTA MAGNIFICA FELIZIDADES BEXOS……….

  • Dionicio dice que:

    me gusto mucho tu resena, a la primera oportunidad me compro el libro

Responder