Por: (6)
(1 votes, average: 0.00 out of 1)
6,192 visitas

Terapia de Juego Gestalt

La generalidad de los adultos piensa que el juego es una actividad liviana, grata, frívola… Lo es en ocasiones; sin embargo, el juego es mucho más que eso, es una actividad profundamente trascendental en el desarrollo del niño. El juego natural y espontáneo le permite al infante poner a prueba su percepción del mundo, le brinda la oportunidad de ensayar los diferentes roles sociales que observa a su alrededor, el juego es un puente firme para explorar las aguas cálidas de sus emociones o las turbias corrientes de sus temores o sentimientos difíciles de aceptar, que aunque no le gusten, son suyos.

A través del juego, el niño, puede descubrir y ensayar nuevas formas de resolver conflictos, ya sea con él mismo o en sus relaciones con los otros.

El momento que nos toca vivir es difícil para todos, pero coincido con el autor de la teoría de “La Inteligencia Emocional”, Daniel Goleman, en que en esta época, como en ninguna otra, lo más difícil es ser niño. ¿Le parece poco creíble? Los niños de ahora están bombardeados de información, sobre estimulados; están rodeados de múltiples exigencias, más allá de las que les corresponden naturalmente: escolares (el niño excelente y popular), familiares (que no me dé problemas), comerciales (el niño consumidor: a la moda y tecnológicamente actualizado), etcétera. Pertenecen, con frecuencia, a familias disfuncionales o a nuevas estructuras familiares. Además es ahora cuando más se nos dificulta ser padres, hay una confusión evidente y muy generalizada entre la permisibilidad y el respeto al niño; entre la cordialidad y la camaradería entre padres e hijos; existe una dificultad cada vez más constante en poner límites adecuados, en ser consistente y congruente. No olvidemos, además, que existen pequeños sensibles que no pueden hacer frente a los conflictos sin sufrir, que hay niños con dificultades escolares por diversos motivos, que hay otros con dificultades de socialización o adaptación, etc. Por todo ello en esta época, donde los padres luchamos por crecer en conciencia y nos esforzamos en resolver nuestras necesidades y carencias y tratamos de ser mejores cada vez, es importante saber qué apoyos efectivos y no agresivos están al alcance de nuestras manos.

La Terapia de Juego Gestalt es un espacio seguro para el niño, favorece la integración de todos aquellos aspectos que constituyen su persona, su sí mismo: conocidos o desconocidos, gratos o indeseables, dulces o dolorosos.

A través propiamente del juego, el terapeuta Gestalt establece una relación íntima de confianza y seguridad para el chico, de tal manera que puede sentirse aceptado y comprendido, seguro de ser él mismo, sin temor a ser juzgado. La relación entre el terapeuta y el niño reestablece en éste la confianza en el adulto y paulatinamente en sí mismo: cuando encuentra un adulto receptivo a sus necesidades, emociones y puntos de vista se da cuenta de que sus percepciones también son valiosas. Mediante del juego el terapeuta Gestalt muestra al niño que es un ser único, bello, valioso y verdadero. Las emociones son el único canal que tenemos los seres humanos para sentir nuestra vida. Los pequeños han aprendido que los sentimientos positivos están conectados con ser buenas personas y los sentimientos negativos al contrario, así que cuando sienten enojo, o algún otro sentimiento de este rango, viven ansiedad; ellos mismos se descalifican, de tal manera que aprenden a inhibir automáticamente los impulsos instintivos y naturales que les producen estos sentimientos.

gestalt 333x230 Terapia de Juego Gestalt

El juego, en Terapia Gestalt, crea un ambiente de confianza donde el niño se abre plenamente permitiéndose explorar sentimientos que en otro momento o en otro espacio no ha podido enfrentar. Mediante el darnos cuenta y la aceptación de los sentimientos internos, los seres humanos llegamos a sentirnos totalmente presentes en nuestra vida, en lugar de huir de nosotros mismos. La terapia de juego entonces es un proceso vivencial que favorece que el niño se escuche a sí mismo, reconozca sus necesidades y sentimientos y se acepte plenamente, acrecentando su auto confianza y la capacidad de interactuar con sus padres y con los adultos de una manera más sana para él mismo y, por ende, para los otros.

La Terapia de Juego Gestalt brinda la oportunidad al niño de reconocerse él mismo y reconocer que los otros pueden ser iguales en algunas cosas o diferentes en otras, pero que son igualmente valiosos. La forma en que vivimos nuestras emociones o las mismas emociones que tenemos son generadas por nuestro sistema de creencias, es decir, por lo que pensamos. El juego terapéutico ayuda al niño a reconocer pensamientos no funcionales y generar otros más asertivos.

Entre los seres humanos existe el poder de la conciencia y en la conciencia está la auto-programación positiva como una habilidad para pensar racional y positivamente y que nos permite actuar más sanamente. El fundamento Gestalt es que con los apoyos adecuados el ser humano tiene la capacidad para programarse a sí mismo para la creatividad y la autorrealización.

La dinámica de la Terapia de Juego Gestalt es incluyente con los padres y hermanos del niño en proceso. Los familiares nucleares pueden participar en algunas ocasiones en el trabajo directo de una sesión o, en el caso de los padres, pueden recibir apoyo para desafiar sus propios esquemas de pensamiento, a veces rígidos u obsoletos (los niños que fuimos nosotros se parecen poco a los niños que son nuestros hijos) y encontrar maneras más sanas de acompañar a su hijo.

Celia Quintero
Terapeuta Gestalt: Adultos y niños
Terapeuta Constelaciones Familiares

Imagen: CC 2.0 por woodleywonderworks

Articulos Similares:

Guardado en: Aprendiendo, Destacados, Ser Padres

Nadie ha comentado, anímate

Responder