Por: (63)
(5 votes, average: 0.00 out of 1)
1,773 visitas

Amistad y confianza: binomio inseparable

                 

 “Los fracasos no destruyen las amistades verdaderas. La araña no se rinde cuando su tela se hundió entre las ramas. El esfuerzo por volver a empezar tiene sentido si valoramos al otro más allá de su fracaso humano. Pero si nadie empieza, si el miedo paraliza a quienes antes eran amigos, la tela quedará rota y sin sentido. Quizá tú o yo podemos ser el puente que inicie una aventura humana renovada y más madura”.

 

La confianza puede ser descrita así: (xy3 – 3 x2y )+ (5 xy3 – 12 x2y + 6 ) =  6 xy3; es complejo, ¿no crees? Ahora definamos lo anterior de la siguiente manera: por un lado como primer término tenemos, dos amigos, un encuentro, un beso, un secreto, palabras que se quedan en la nada, sentimientos encontrados, (porque las cosas desde un principio no salieron como deberían): La siguiente expresión matemática se compone por el orgullo, promesas que no se cumplieron, enojos, enfados, confusiones, enamoramiento, berrinches y una confesión con una amiga, el resultado: la confianza está rota.

121873565 590x450 Amistad y confianza: binomio inseparableSe dice que sin confianza no hay acuerdo posible, sin confianza no hay respeto, no hay crecimiento. La desconfianza marca distanciamientos entre las personas, crea protecciones y caretas que son difíciles de derribar. La confianza por su parte es el fundamento de toda relación humana, sea del tipo que sea y es muy importante cuidarla, ya que dicen los dichos populares, llenos de sabiduría, que una vez que se pierde, es difícil recuperarla. Pero yo soy una de esas locas que creen que a pesar de lo difícil, de lo complicado que pueda ser rescatarla, es posible si en esa ecuación el amor, el cariño y la amistad son primordiales.

Ahora bien, si en la expresión algebraica lo que causó la ruptura de la confianza tiene mayor peso que los elementos para recuperarla, entonces hablamos de  matemáticas avanzadas y basadas en la simplificación de expresiones, en donde  A = 2(x + 1) – 4(3x – 6) = 2x + 2 – 12x + 24; simplificada: A = – 10x + 26  Lo que significa que si la desilusión, decepción y dolor son causados porque el vínculo de amistad y amor está traicionado; cuando ofrecer una disculpa, demostrar el interés y el cariño que se profesa hacía esa persona no es suficiente y hacer todo para solucionarlo (derribando en lo obsesivo), sin respuestas favorables, tal vez sólo el tiempo sea el mejor remedio.

¡Qué difícil puede resultar esto! Tiempo, para las impacientes como yo, esta palabra se traduce en crisis, ¿Por qué tiempo? Si estoy demostrando enmienda y arrepentimiento,¿ acaso eso no cuenta, no cabe la posibilidad de que el perdón sea más fácil, que nuestro ánimo por restituir la confianza perdida aumente?

El tiempo es eterno, nosotros no… por qué en numerosas ocasiones dejamos que el orgullo gane y dejamos de ser empáticos hacia las razones de la otra persona. A veces, los sentimientos se confunden y lastimamos sin querer a las personas, todos lo hemos hecho alguna vez, pero con frecuencia se nos olvida.

Para recuperar la confianza en alguien que piensa que se ha portado correctamente pero que su actuar nos agravió de algún modo, se necesita diálogo, tiempo y paciencia. He descubierto que de nada sirven acaloradas y precipitadas discusiones que lo único que provocan es  distanciar, herir, separar…

El tiempo cura todo, también dicen por ahí… obra como un bálsamo que sana heridas. Un amigo te quiere con lo bueno y lo malo, te acepta, te entiende y perdona tus fiebres cerebrales que te hacen cometer tarugada, tras tarugada; claro cuando la relación es sincera y recíproca. Me enseñó también que hay de errores a errores y que todos nos equivocamos, no es lo mismo una confesión a tu amiga,  que tratar de arruinarle la boda a un compañero de trabajo, y por no seguir el juego esa acción se catalogue como “alta traición”, sea como sea, para perdonar la falla se necesita de una dicotomía: el arrepentimiento de uno y el beneficio de la duda del otro.

La confianza puede ser un monomio, trinomio o polinomio, (que me perdone Baldor) que puede ser recuperada si cada uno resuelve su parte de la ecuación y acepta sus responsabilidades en un profundo examen de conciencia, siendo empáticos y sinceros con nosotros mismos, respecto a nuestro proceder y el comportamiento de la otra persona, entonces y sólo entonces los términos serán homogéneos, es decir con igual valor absoluto.

Articulos Similares:

Guardado en: Emocional, Mi Interior Tags: , , , ,

Nadie ha comentado, anímate

Responder